Arequipa y la entrada de las líneas aéreas “low cost”: ¿Cómo afectará el turismo interno?

Hace poco tuve la oportunidad de ser invitado por PromPerú a liderar con otros especialistas un taller de Inteligencia Comercial en Turismo para Hoteles y Operadores Turísticos en ArequipaLuego de un full day de investigación con distintos profesionales del sector y a partir de la información proporcionada por Turismo IN, llegamos a la conclusión que sólo el 5% del turismo interno visita esta ciudad por motivos de placer. Siendo un destino completo en si mismo, con cultura, gastronomía y naturaleza única, surgió la inquietud de saber por qué tan poca gente la visita.

Analicemos: Todo parece indicar que, en nuestro país, todavía somos pocos los que viajamos por motivos recreativos. El estudio del Perfil del Vacacionista Nacional(PROMPERU, 2015. PVN, Turismo IN, http://www.promperu.gob.pe/turismoin ) fue el punto de partida. Este estudio comprende una muestra de seis ciudades que juntas representan más del 90% del turismo emisivo interno.

Estas ciudades generaron en el año 2015 (año del estudio) 1.7 millones de viajeros internos por placer, representando 4.64 millones de viajes, es decir, una frecuencia de 2.7 viajes por persona. El impacto económico se estimó en 655 millones de dólares, con un gasto promedio de 451 nuevos soles (incluido transporte) y una estadía promedio de aproximadamente 5 noches.

El principal destino turístico interno del país es Lima con el 24% de la captación de viajeros. Le sigue Ica con el 14% y Arequipa aparece en el 7mo. puesto con apenas el 5% de captación. Cabe resaltar que el 48% del mercado pertenece al NSE A y B, siendo el 52% restante perteneciente al NSE C. Asimismo el 72% de viajeros lo hace en bus y el 11% en avión.

Es inevitable considerar el método de desplazamiento del turista, lo que determina la distancia que un viajero está dispuesto a considerar como aceptable y que por lo tanto afecta su decisión de elección de destino. Influyen aquí diferentes factores como el costo de transporte y el tiempo disponible (Hernández, J. 2008).

Veamos entonces el caso de Arequipa.

Un viaje a la ciudad blanca en bus puede demorar entre 14 a 20 horas, según sea una ruta directa o económica. Con una estadía promedio de 5 noches, es claro que un turista no puede destinar dos días para desplazarse. Esto hace que el destino en si no sea atractivo para la gran mayoría del mercado turístico salvo que el transporte sea por vía aérea, donde se reduciría el tiempo de desplazamiento de manera exponencial.

Aquí entra a jugar la segunda variable: el costo. El ticket aéreo varía entre S/363 a S/870 (datos referenciales para el mes de junio, contemplando una estadía de 5 noches, (www.travelocity.com). Comparado con el costo del transporte terrestre (bus) que varía entre S/50 a S/145 por persona según la empresa, queda claro que viajar por avión no está al alcance de todos. Recordemos que el 52% del mercado es NSE C, lo que lo hace sensible al precio.

Las innovaciones tecnológicas han sido las que permitieron el surgimiento del turismo de masas al abaratar el costo de transporte y generar un cambio en la relación espacio-tiempo. (Hernández, J. 2008). Esto tuvo consecuencias a corto y mediano plazo como: a) la captación de clases sociales que antes no podían acceder, b) la realización de más viajes al año y c) igual o menor cantidad de viajes al año, pero a destinos más lejanos. Existe una cuarta consecuencia previsible que es el acortamiento de la estancia promedio para compensar en parte el aumento relativo en el costo del transporte. Recordemos que los dos ítems en donde se gasta más durante el viaje es en transporte y alojamiento. (PVN, 2015).

Perú ya está viviendo la transformación del transporte aéreo con la llegada de la primera aerolínea “low cost”. Lo lógico es suponer que, con el abaratamiento del costo de transporte, los turistas se sentirán más inclinados a elegir destinos más alejados para sus vacaciones al preferir el avión al bus, con el consiguiente ahorro de tiempo.

Recordemos que los dos ítems en donde se gasta más durante el viaje es en transporte y alojamiento.

Veamos: Viva Air en su página web ofrece tarifas a Arequipa para el mes de junio que varían entre S/155 a S/232 ida/vuelta (www.vivaair.com). Considerando un promedio de S/193 por ticket aéreo, este monto representa una tercera parte del precio promedio de las líneas aéreas tradicionales y el doble del costo promedio de viajar en transporte terrestre (bus). Definitivamente una diferencia significativa.

Habiendo dicho esto, nos preguntamos ¿cuánto es lo que se puede esperar de impacto? Como se mencionó anteriormente, lo inmediato es anticipar la entrada al mercado de viajes aéreos de un segmento NSE que antes no tenía acceso a ellos. No creemos que sea masivo a corto plazo porque el costo, dentro de la bolsa de viaje, es aún una variable importante. Todavía habrá niveles socioeconómicos que no podrán acceder al transporte aéreo hasta que cambien los hábitos de viaje o se adecúen estrategias comerciales para atraerlos. Un posible escenario sería la reducción de la estancia promedio en el destino con “escapadas de fin de semana” a lugares más alejados; el aumento del turismo interno en feriados largos y un mayor uso del transporte aéreo como medio de desplazamiento.

Particularmente para Arequipa, son muy buenas noticias. Dado que su mercado interno principal actual es el corporativo con mayor demanda los días de semana, está a puertas el crecimiento de un nuevo mercado de fin de semana complementario para aquellos jugadores del sector que sepan verlo a tiempo, sepan anticiparse estratégicamente y logren estructurar paquetes y ofertas atractivas para estos futuros y potenciales clientes. Y he aquí la importancia de fortalecer las competencias de inteligencia comercial en la industria. Una asignatura pendiente en la cual ya estamos trabajando en colaboración con PROMPERU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *